31. SUPERCUADERNO.

Hay situaciones que no se desean compartir, como la mía. Eso que dicen en los cursos de los pequeños a veces no vale para los mayores (hay que compartir).

Curiosamente, desde una situación que no deseo compartir, o mejor, que no se la deseo a nadie, me surge una experiencia que me hace reflexionar sobre mi acción docente y que sí quiero compartir. Ayer pude disfrutar de un día especial en la calle, que se llenó de mujeres reivindicando lo que tenía que ser natural e incluso conveniente. No comprendo llegar a que se dé esta situación pero comparto que se diera y de que fuera un rotundo éxito. Hay millones de colores ahora para hablar y millones de matices que aclarar, llegar, en fin, al idioma común de la igualdad, donde todos los términos signifiquen lo mismo para todos.

Siempre salgo con un cuaderno. Tengo decenas. Evidentemente están incompletos, pero llenos de ideas. Muchas son deprimentes, no por malas, sino por lo otro, por lo que tengo. Pero releerlos da vida de nuevo.

Ayer eché de menos llevarlo. No sé cómo se me olvidó. Hubiera podido escribir muchas ideas bonitas de lo que viví. Pero mi descuido me lleva hoy aquí.

En la adquisición y desarrollo de competencias para la vida considero indispensable salir al mundo, cada vez que se salga, armado con un cuaderno y un lápiz. Yo suelo ser inconstante en ello (y en otras cosas) pero conozco cuadernos de grandes personas de las que me considero aspirante a amigo, que siempre van con ellos. El gremio que más he visto usarlos es el de biólogos y lo llaman cuaderno de campo. Escritores en acción de escribir no conozco, pero seguro que escriben hasta en servilletas.

Me propongo que mis alumnos se acostumbren a llevar un cuaderno, pequeño, siempre, que sea cómodo de llevar, en el que plasmen el mundo en el que viven. Manuel Bartolomé Cossío, admirado, decía que el primer mapa que deben estudiar los chicos no es ese nuevo de colores que han traído y colgado en la clase, sino aquél que se construyan ellos mismos en su cuaderno, donde reflejen su barrio, primer territorio a explorar, conocer y a entender.

Y luego quiero enseñarles a compartirlo, para mejorar su escritura y mejorar su lectura y mejorar el argumento de sus ideas y mejorar su iniciativa y mejorar…

Lo llamaremos SUPERCUADERNO.

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s