26. TÓCALO TODO O NO TOQUES NADA.

Suele ser costumbre en nuestros sistemas educativos estar atentos a recomendaciones de carácter europeo, como no puede ser de otra manera.

Es costumbre española que la innovación sea la incorporación de nuevas y buenas prácticas, muy trabajadas y puestas en práctica con ilusión, además de lo que ya hay que hacer.

A los contenidos (materias ancestrales) se los objetivizó. Los objetivos se criterizaron. Los criterios se estandarizaron. En una parte del cajón se introdujeron las competencias clave, como muy buena recomendación, pero sin estructura, sobre todo evaluativa. Las programaciones crecen en nuevas incorporaciones (metodologías activas, elementos de evaluación (rúbricas)…) Qué decir de los perfiles de área y los perfiles de competencia.

Todo esto requiere de un buen trabajo de coordinación de los equipos docentes y una potente organización de los equipos directivos.

¡¡¡Pero algo hay que hacer!!!

La estructura por áreas ¿sigue sirviendo hoy en día? ¿Hay aprendizajes imprescindibles preferentes a las áreas? Las competencias clave son las que son, ¿podrían ser otras? ¿Falta o sobra alguna? ¿Quién define los aprendizajes imprescindibles? Algunos pensarán que falta economía doméstica para ayudar a los chicos a independizarse antes, otros educación en valores para minimizar los daños de violencia de género, otros educación emocional para el aprendizaje y para resguardar posibles problemas futuros en salud mental, ansiedades y depresiones, otros que todo esto es importante pero a la vez que damos Lengua y Mates.

Mi opinión es que se necesita saber qué se necesita. Todos los estamentos implicados, empezando por los profesores, deben hacer borrón y cuenta nueva y elaborar un plan estratégico global para determinar cómo educar en la escuela a los futuros ciudadanos, que deberán disponer de herramientas de pensamiento, competencia, destrezas y estrategias para desenvolverse con eficacia en la sociedad de la información y el cambio. Muchos roles han de cambiar, pero no sólo los de los docentes e incluso los de los chicos, sino de las propias escuelas. Horarios, espacios,… La escuela debe estar al servicio de los proyectos docentes y no al revés. Los recursos materiales y humanos deben estar al servicio del plan y no el plan al servicio de lo que se tiene.

En fin, muchas cosas a tocar. ¿Las tocamos o las dejamos de tocar?

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s