24. EL HOMBRE ANUMÉRICO Y LA COMPETENCIA MATEMÁTICA

Siempre me llamó la atención, y lo pongo en muchos casos de ejemplo, la situación social en la que miramos con algo de sorpresa y desviamos la vista cuando una persona tiene dificultades a la hora de leer algo, aunque sea un texto muy corto. Nos cuesta asimilar socialmente las dificultades de lectura pensando que a “estas alturas de siglo” nadie puede no saber leer. Al mismo tiempo, en otra situación social como es una cena o una comida en un restaurante en el que se reúne un número importante de personas en ambiente de celebración, una persona decidida coge la cuenta rodeado de las risas de alrededor y en el clímax cómico de la situación, se la pasa a otro miembro diciendo que es incapaz de saber a cuanto tocan los comensales a la hora de pagar, sencillamente porque él “es de letras”.

Ante dos analfabetismos, uno causa dolor y otro risa. ¿Por qué?

En su elegante libro El hombre anumérico, John Allen Paulos empieza su libro con el ejemplo del hombre del tiempo que, explicando las previsiones para el fin de semana expone que la probabilidad de lluvia el sábado era del 50 por ciento y que la probabilidad de que lloviera el domingo era también del 50 por ciento. Por tanto, el hombre del tiempo concluye que la probabilidad de que llueva el fin de semana es del 100 por ciento.

El pasar desapercibido del analfabetismo matemático es porque difícilmente tiene consecuencias en el día a día de las personas, pero es tremendamente importante ser competente en matemáticas, en sus más esenciales dimensiones como la del conocimiento de las reglas del cálculo así como la necesidad de desarrollar un sistema de pensamiento lógico que permita transferir conocimientos a la resolución de problemas, verdadera esencia de la competencia.

Trabajar la competencia matemática requiere que los profes ofrezcan experiencias de aprendizaje que estimulen la curiosidad en la resolución de problemas en situaciones cotidianas, como repartir la cuenta en una comida familiar, por ejemplo.

En otra ocasión profundizaremos en esta competencia. Mientras os recomiendo el libro de John Allen Paulos, El hombre anumérico. El analfabetismo matemático y sus consecuencias de Tusquets editores.

 

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s