10. LA IMPORTANCIA DE LOS OBJETIVOS COMPETENCIALES.

 

Cuando nos planteamos la planificación de una secuencia didáctica por competencias partimos de qué es lo que queremos enseñar. A esto lo llamamos aprendizajes imprescindibles y están referenciados, en el marco normativo en el que nos movemos, por los criterios de evaluación. Es decir, a partir de uno o más criterios de evaluación nos fijamos un aprendizaje imprescindible que exponemos de forma de objetivo competencial.

Dicha forma no es nueva, es el famoso qué, cómo y para qué de los objetivos de siempre, pero intentaré sacar al objetivo de su papel burocrático y otorgarle uno de los papeles protagonistas del aprendizaje de nuestros chicos.

Para ello establecemos la estructura formal:

Acción + que hace referencia a + mediante qué + para qué

Es decir, iniciamos la frase con un verbo de acción en infinitivo, después se redactan los contenidos a los que hace referencia el verbo de acción, explicamos mediante qué conceptos, procedimientos y actitudes se llevará a cabo para acabar con la finalidad educativa de la acción.

Un par de ejemplos:

Utilizar las estrategias y conceptos básicos de las ciencias naturales mediante prácticas guiadas de laboratorio para interpretar los fenómenos naturales.

Ejecutar y participar en proyectos artísticos, mediante la exploración de materiales e instrumentos diversos, con la finalidad de expresarse y comunicarse.

En el análisis de los dos ejemplos anteriores observamos que el verbo y los contenidos son fácilmente extraíbles de la normativa, sean de objetivos o de criterios de evaluación. La verdadera potencia del objetivo y lo que determina su carácter competencial son las otras dos partes.

Hemos dicho en anteriores ocasiones que competencia es aprendizaje que se demuestra, es decir, es la aplicación de un saber en un determinado contexto. El mediante qué del objetivo orienta el aprendizaje al contexto elegido para su demostración. En el caso del primer ejemplo son las prácticas de laboratorio, frente a otros contextos como podrían ser ejercicios del libro de texto, resúmenes de textos científicos,… pero esta orientación vale en función de la finalidad educativa. La finalidad educativa, el para qué he elegido ese aprendizaje como imprescindible, es sencillamente fundamental. Si no sé para qué ese aprendizaje es imprescindible es que, simplemente, no lo es. Y la finalidad ha de trascender el mero campo académico. Estamos preparando para la vida. Por tanto ese conocimiento, esa estrategia de pensamiento, esa actitud, en definitiva, lo que hayamos elegido, ha de servir para la vida futura del alumno como ciudadano de la sociedad moderna en la que le toca vivir. En el primer ejemplo interpretar desde su bagaje científico un fenómeno de la naturaleza y en el segundo, tener la capacidad de expresarse y comunicarse desde el arte.

Si nuestra secuencia se orienta desde los objetivos competenciales que hemos construido que a su vez estarán referenciados a criterios de evaluación, estándares de aprendizaje evaluables y competencias básicas, estaremos construyendo una secuencia potente en los aprendizajes y potente en la finalidad educativa que se pretende. Poco a poco iremos profundizando en las secuencias didácticas, pero antes veremos en la próxima entrega el evaluador de nuestros objetivos, los indicadores de desempeño.

 

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s